Innovación es explotar con éxito nuevas ideas o nuevo conocimiento, asumiendo más riesgo que los competidores, para conseguir una posición competitiva superior.

La innovación es aplicable no solo a grandes corporaciones, también a la pequeña y mediana empresa.

La pandemia ha cambiado por completo la manera de entender las compañías y sus modelos de negocio. Ha obligado a acelerar los procesos de digitalización y a cambiar la mentalidad de los empleados para relacionarse de otra manera.

Encontrar la manera de adaptarse al nuevo paradigma forma parte de un proceso de innovación. De una u otra manera, la innovación se presenta como elemento clave para la reinvención de las compañías. Y aunque parezca algo reservado para las grandes corporaciones, la innovación es aplicable también a las pequeñas y medianas empresas. 

Un Chief Innovation Officer (CIO) es una nueva figura que aparece como director de Innovación y aglutina funciones de estrategia, marketing, tecnología y nuevas oportunidades de negocio”, comenta Xavier Ferràs, en el artículo de La Vanguardia “Tu empresa necesita un CIO”. Y añade: “un CIO busca constantemente la innovación estratéfica, la innovación que abre océanos azules en un mercado lleno de océanos rojos”. Ferràs entiende como vital la presencia de la innovación en las compañías.

Además, podemos entender diferentes tipos de innovación. Desde Blue Zone lo diferenciamos en Market Intelligence (análisis), Open Innovation (ecosistema y comunicación) y Transformation (metodologías de cambio). Una gran corporación puede necesitar un proceso completo, desde el análisis hasta la comunicación de las acciones, pero una Pyme puede tener la necesidad de aplicar solo algún punto específico del plan, adaptándose así, de manera escalonada, al nuevo mercado post-pandemia. 

Es importante entender también, que para aplicar un proceso de innovación a cualquier empresa, hay que hacerlo de manera personalizada. Es decir, hay que estudiar bien el sector de la compañía, las necesidades, los objetivos y todo el ecosistema de la misma. Solo a partir de ese estudio inicial se podrán llevar acabos estrategias y, más tarde, acciones, que tengan un resultado óptimo. 

En conclusión, la innovación ha llegado para quedarse. El constante cambio al que nos vemos sometidos las empresas nos obliga a estar a la última. Y eso se consigue con alguna/s figura/s – internas o externas – que apliquen procesos de innovación y consigan transformar el panorama. Desde Blue Zone podemos asesorarte y ofrecerte un plan personalizado para tu empresa.